En Proveedor del mes

La cisterna empotrada, un ‘must’ en la reforma del baño

Para mejorar la calidad de vida de las personas en las rutinas diarias de aseo y cuidado personal, Geberit, especialista en porcelana sanitaria y tecnología para el baño, lleva más de 145 años de investigación y desarrollo de soluciones innovadoras para el baño. 

Sin duda, el momento estelar de la firma llegó en 1964 con la creación y comercialización del primer modelo de cisterna empotrada del mercado. La novedad de esconder la cisterna y las instalaciones y conducciones detrás de la pared fue un ‘boom’ en los países del centro de Europa y su éxito se fue extendiendo por el resto del continente. Ahora, más de 55 años después, con más de 70 millones de cisternas empotradas Geberit instaladas en todo el mundo, sus 10 años de garantía y la disponibilidad de recambios durante por lo menos 25 años desde que deja de fabricarse un modelo, la fiabilidad del invento está más que probada y la firma no ha hecho más que introducir mejoras e innovaciones que han (r)evolucionado el concepto tradicional del baño.  

 

 

¿Qué supone la cisterna empotrada respecto a una cisterna convencional? Que está oculta en el interior de la pared, lo que permite eliminar elementos, ganar espacio y limpiar el baño de manera muy fácil. También genera mayor sensación de amplitud y el baño gana en orden y resulta más eficiente, higiénico y actual. 

Las cisternas empotradas Geberit están elaboradas de un sola pieza, sin juntas ni riesgo de fugas así que su estanqueidad está asegurada y generan, asimismo, un valiosísimo ahorro de agua. Su diseño permite ajustar el volumen de descarga, con el simple giro de una pestaña del mecanismo, a tan solo 3 litros de agua para la media descarga y 4,5 litros en el caso de la descarga completa. Frente a los 9 litros o más de las soluciones tradicionales esto supone un ahorro de hasta 6.000 litros de agua al año. Estas cifras cobran mucha importancia en la actualidad, cuando la sostenibilidad es una obligación y una preocupación global. 

 

 

Tantos años de experiencia en la producción de cisternas empotradas han llevado a Geberit a conseguir también un alto grado de perfección e innovación en la instalación de sus sistemas. Los bastidores de instalación han evolucionado hasta tal punto que permiten incorporar y dejar preparada una toma eléctrica, por si por ejemplo en el futuro se quiere cambiar el inodoro por un smart toilet, y facilitan el mantenimiento y la instalación de la cisterna de tal manera que se realiza sin herramientas y por una sola persona, gracias a la innovadora fijación de las patas de apoyo del bastidor.   

Además, las cisternas empotradas Geberit ofrecen más posibilidades de diseño pues, el único elemento que queda visible, el pulsador, ofrece una amplia gama de modelos con múltiples acabados, colores y materiales que se adaptan a todos los gustos y necesidades e incluso permiten incorporar novedades que son exponentes de la innovación, como el módulo que elimina los olores desagradables del baño desde su origen, en el interior de la taza del inodoro, y se puede configurar y personalizar a través de una práctica app. 

 

MÁS INFORMACIÓN

Notícias Recientes

Dejar un comentario